Dolor de Huesos en Días con Mucha Humedad: Cómo Prevenirlo

Seguro que en alguna ocasión has escuchado a alguien decir que cuando hace mal tiempo los huesos le duelen. O quizás tú mismo sufras este problema y te toque sufrirlo cuando hay días de lluvia o con mucha humedad.

Si bien el frío y la humedad no son causantes directos de enfermedades reumáticas, sí que es cierto que las condiciones climatológicas adversas suelen tener como consecuencia el agravamiento de los síntomas en dolencias como la artrosis, artritis, tendinitis, cervicalgia, o lumbalgia.

Estas personas que padecen un agravamiento en la sintomatología por la presencia de condiciones de frío y humedad se llaman “meteosensibles”, y el motivo de que estos dolores y molestias se acentúen son las variaciones bruscas de presión atmosférica, que repercuten sobre el cuerpo. También se cree que el frío es responsable de que exista una mayor rigidez en las articulaciones, lo que produce un aumento del dolor articular.

airalia dolor huesos11Lo creas o no, hay más gente de la que parece a la que los factores meteorológicos les afectan de este modo. Entre el 30 y el 50% de la población sufre algún tipo de molestia en los huesos, articulaciones e incluso cicatrices ante la presencia de estas condiciones ambientales.

Lamentablemente, no hay un modo que resulte 100% eficaz para prevenir la aparición de este tipo de molestias. Las personas meteosensibles pueden, como mucho, tratar de minimizar la posibilidad de sufrirlas, o en todo caso, si estos ya han hecho su aparición, reducir la intensidad de estos dolores.

Factores que influyen en la aparición del dolor

Si te encuentras entre los afectados por la meteosensibilidad, toma nota de algunos de los factores que influyen y consecuentemente, de las soluciones que puedes aplicar, bien a modo preventivo, o como remedio ante los dolores.

Dieta

Lo que comes tiene influencia en el impacto que sufra tu organismo ante la meteosensibilidad. Dado que las proteínas favorecen esta reacción se recomienda moderar su consumo, especialmente el de la carne, aumentando el de fruta y verdura. También reducir el consumo de sal tiene un efecto positivo.

Los lácteos y el pescado son recomendables, así como todos aquellos alimentos que sean ricos en calcio y vitamina D. En concreto, las necesidades diarias de calcio se estiman en 1000 mg, y hay que tratar de cubrirlas adecuadamente.

Actividad física

airalia dolor huesos8

La realización de actividad física ligera de manera regular puede tener efectos positivos a nivel preventivo. Caminar , la bicicleta estática o algún tipo de ejercicio en el agua son recomendables si se llevan a cabo con una intensidad moderada. Sin embargo, se debe evitar cualquier clase de actividad intensa especialmente si se está padeciendo algún tipo de dolor.

Temperatura

Si se tiene una patología relacionada con los huesos, la temperatura influye en que el dolor aparezca con mayor o menor frecuencia. Así, realizar ejercicio a un nivel de intensidad que implique sudoración exige mantenerse convenientemente abrigado para que no haya cambios bruscos que agraven los síntomas. Y por supuesto, si hay humedad esto es todavía más importante ya que ambos factores en conjunto van a producir que el dolor aparezca con mucha mayor probabilidad.

Añadir a todo lo mencionado que la vitamina D es muy importante de cara a su asimilación en los huesos y el fortalecimiento del sistema inmune. Además de tratar de incluir alimentos que la contengan o de tomarla como suplemento, también hay que exponerse al sol durante cierto periodo. No se trata de que haya que tumbarse al sol durante horas, pero pasear al aire libre de 30 a 60 minutos ayuda a nuestra piel a sintetizar esta vitamina y a beneficiarnos de sus efectos.

Cómo reducir el dolor

Ya que no disponemos de un modo totalmente fiable de evitar que la humedad cause estos dolores, al menos hay que buscar el modo de que estos remitan lo antes posible. Para reducirlos o hacer que desaparezcan, podemos emplear alguno de los métodos que a continuación se exponen.

Tomar analgésicos: normalmente se suele experimentar alivio, aunque sea de forma temporal, con la ingesta de fármacos como paracetamol o ibuprofeno. Aunque muchas personas son reacias a tomar medicamentos, son una solución rápida cuando el dolor se manifiesta con mucha intensidad y buscamos un alivio inmediato. Además puede combinarse con alguna de las otras fórmulas que a continuación se exponen.

Aplicar calor: la aplicación de calor seco a nivel local – esto es, sobre las articulaciones directamente afectadas- produce generalmente una buena respuesta. Colocar una manta eléctrica, o aplicar aire caliente con el secador durante 5-10 minutos en la zona que registra el dolor basta para notar cierta mejoría.

airalia dolor huesos7Friegas: Las friegas con alcohol son eficaces, ya que combinan el calor que se genera por la sustancia que se aplica, con el movimiento de masaje, que produce una mayor afluencia de sangre a la zona dolorida.

Ya hemos comentado que pese a tomar las debidas precauciones, no siempre es evitable la aparición de estas molestias. El problema es cuando dejan de ser simples molestias para convertirse en dolores intensos o persistentes, que alteran de manera notable la calidad de vida.

Si esto ocurre, hay que acudir lo antes posible a un doctor a que observe la evolución del problema, especialmente si a los dolores se han unido otros síntomas como fiebre, o hinchazón de las articulaciones.

Prevenir los dolores reduciendo la humedad ambiental

Es frecuente, por tanto, que quienes vivan en zonas cuyo clima tiene un alto grado de humedad se vean más afectados por dolores si sufren de meteosensibilidad. Y aunque es cierto que nada podemos hacer para controlar la meteorología, sí que tenemos control sobre nuestro entorno más cercano, el propio hogar.

Gracias a los deshumidificadores podemos controlar en gran medida este factor, manteniendo la humedad ambiental en niveles tolerables y que no repercutan sobre nuestra salud. Se trata de una herramienta más a tener en cuenta cuando se trata de eliminar las molestas consecuencias que la humedad y las bajas temperaturas producen en personas con enfermedades de tipo reumático o meteosensibilidad.

Esperamos que este artículo os haya ayudado a entender porque algunos días nos duelen los huesos y como atajar estas molestias. 

Dolor de Huesos en Días con Mucha Humedad: Cómo Prevenirlo
5 (100%) 2 votos

Escribe tu comentario o consulta

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies