El agua es fuente de vida

El agua es fuente de vida. Es indiscutible que la naturaleza, los animales, las plantas… todo necesita del agua para continuar con su ciclo vital. Escuchamos a menudo la importancia de hidratarse bien, tanto por dentro como por fuera, y todos conocemos bien los problemas que puede acarrear la falta de agua, tanto en la naturaleza como en los seres vivos: sequía, deshidratación…

Pues bien, hoy en este artículo vamos a hablar justamente de lo contrario: los problemas de salud que puede acarrearnos el exceso de humedad. Por ejemplo, ya sabemos que el exceso de agua puede anegar a un vegetal, causándole incluso la muerte. Entonces, ¿qué consecuencias tiene el exceso de humedad en la salud humana?

Evidentemente, a lo largo de estas líneas vamos a referirnos en única instancia a la llamada humedad intramuros, es decir, el nivel de humedad que existe en el ambiente en nuestros espacios habitables, como pueden ser las diferentes estancias de nuestra casa y nuestra oficina o lugar de trabajo. ¡Nada que ver, por lo tanto, con el agua que ingerimos a lo largo del día!

Al igual que un bajo nivel de humedad en el ambiente puede causar efectos negativos en nuestra salud, un nivel de humedad de más de un 65% también puede ser perjudicial para el organismo. El problema no es tanto la humedad en sí misma como los microorganismos que se reproducen en superficies húmedas.

La humedad ambiental

Cuando la humedad ambiental, es decir el vapor de agua que “flota” en el ambiente se condensa, se deposita agua en estado líquido en superficies como alfombras, paredes, techos… Si estamos hablando de superficies bien ventiladas y soleadas, el agua condensada volverá a evaporarse con el calor. Sin embargo, en estancias poco ventiladas y con alto nivel de humedad ambiental, las zonas umbrías de la habitación tenderán a estar permanentemente húmedas: el lugar ideal para la proliferación de ácaros y moho.

Los ácaros son organismos microscópicos cuyo hábitat (entre otros) es el ámbito doméstico. Es decir, aunque no los veamos se encuentran en nuestra casa. Los ácaros viven preferentemente en ambientes de entre 70% y 80% de humedad. En casas con alto nivel de humedad ambiental su vida se prolonga y se reproducen mucho más, o dicho en otras palabras, en ambientes de alta humedad, los ácaros viven a sus anchas. El problema es que tanto los excrementos de estos microorganismos como los propios ácaros muertos son los causantes de diferentes alergias respiratorias. Además, aproximadamente el 80% de pacientes asmáticos son también alérgicos a los ácaros, con lo cual los síntomas de asma se agravan en ambientes húmedos. Por lo tanto, vivir en un ambiente por encima de un 60% de humedad ambiental puede llegar a ser devastador para personas con alergias respiratorias y asma.

El moho

El moho, por su parte, es un tipo de hongo y se reproduce por esporas que vienen transportadas por el aire. Cuando las esporas se depositan en una superficie húmeda, como esa pared o alfombra en nuestra casa a las que no llegan los rayos del sol, comienzan a alimentarse de la superficie a la que están adheridas, creciendo y reproduciéndose a velocidad vertiginosa.

El moho no solamente aparece en las manchas de la pared o el techo: hay hongos que también crecen en las alfombras y tapices, en la comida, en la madera, en el papel…

Ahora bien, aparte de lo antiestético que resulta ver una mancha de moho en la pared, el suelo o la puerta de un armario, lo peor de la proliferación de estos organismos son los efectos negativos que estos ejercen en la salud. Los síntomas asociados al moho incluyen, al igual que con los ácaros, diferentes tipos de alergias respiratorias y síntomas asmáticos.

Por lo tanto, los problemas de humedad ambiental afectan especialmente a personas con ciertos tipos de enfermedades crónicas respiratorias, pero también a otros tipos de pacientes, como personas con reuma. Además, los niños y ancianos son especialmente sensibles a ellos, por carecer de las resistencias y sistema inmune del adulto sano.

Aquí te presentamos los problemas más comunes asociados a un excesivo nivel de humedad ambiental en la casa:

Infecciones respiratorias. Según diversos estudios, un nivel de humedad de un 70% o más aumenta en gran medida la posibilidad de contraer infecciones virales y bacterianas

Problemas de asma. Particularmente en casas donde hay niños o enfermos asmáticos hemos de tener especial cuidado con los problemas de humedad. Los estudios también muestran que la probabilidad de desarrollar asma en niños de entre 1 y 7 años se duplica en ambientes interiores húmedos, con alta proliferación de ácaros, hongos y mohos. Y no solo eso, sino que el 80% de quienes ya padecen asma también padecen alergia a los ácaros, así que ven recrudecidos sus síntomas al exponerse a ambientes húmedos.

Problemas de alergias. De acuerdo con los estudios, las reacciones alérgicas respiratorias empeoran en ambientes con alto índice de humedad, aumentando la posibilidad además de contraer enfermedades crónicas respiratorias y pulmonares.

Agravamiento de los síntomas de reuma y otras enfermedades óseas. Si bien hoy día se ha llegado a la conclusión de que el alto nivel de humedad ambiental no provoca por sí mismo estas enfermedades, sí es un hecho que el dolor y malestar causado por reuma, artrosis y otros problemas de huesos se incrementan en este tipo de ambientes.

Pero, ¿cómo conocer el nivel de humedad ambiental en el hogar? Lo primero, si sabes que en tu casa hay manchas de humedad y/o hongos que crecen en esquinas entre suelos y paredes, ya es razón más que suficiente para sospechar que el nivel es bastante alto. Además, cuantas más personas vivan en tu casa, mayor nivel de humedad se producirá. Si tu casa se ventila poco y tiene zonas a las que nunca acceden los rayos del sol desde las ventanas, ya tienes otro factor más a favor. También hay zonas dentro de cualquier casa que son especialmente sensibles a la acumulación de humedad: cuartos de baño sin ventana, cocinas y habitaciones de secado de ropa…

Para medir el nivel de humedad de tu casa, únicamente tendrás que hacerte con un higrómetro,

Un higrómetro es un sencillo aparato que puedes adquirir en cualquier comercio especializado, y cuya utilidad principal es  precisamente medir la humedad ambiental.

En caso de que descubras que el nivel de humedad en tu casa está por encima de lo recomendable (más de un 60%), has de saber que no existe ninguna forma efectiva de eliminar las esporas de moho y demás elementos que flotan en el ambiente: la única solución es reducir el nivel de humedad ambiental, para evitar la condensación y con ella, la desagradable proliferación de estos organismos. Por ello, la opción de mayor rapidez y eficacia consiste en la utilización de un deshumidificador eléctrico. Como decían nuestras abuelas, “santo remedio”: a partir de aquí se acabarán las manchas de humedad, los pequeños cultivos de moho, la proliferación de ácaros y, sobre todo, sus desagradables consecuencias para la salud.

Christina G. Nogueira

Christina G. Nogueira

Te puede interesar

Cómo Conseguir la Humedad Ideal en Casa

Para estar confortables y cuidar nuestro bienestar debemos mantener la humedad y temperatura ideal en casa. Sí, la humedad del ambiente es tan importante como la temperatura.

El Deshumidificador: ¿Cómo Funciona?

Cuando nos referimos a un deshumidificador nos estamos refiriendo a un tipo de electrodoméstico que tiene como fin el reducir la humedad que existe en el aire y que por ende puede llegar a afectar nuestra salud.

Cómo Secar la Ropa más Rápido Dentro de Casa

La ropa recién sacada de la lavadora puede llegar a contener unos 2 litros de agua. Secarla puede ser todo un reto en invierno, sobre todo, en climas húmedos y lluviosos.

Deshumidificador Purificador ¿Conviene el Dos en Uno?

Si estás pensando en comprar un deshumidificador purificador, antes de decidir tu compra lee este artículo.

Consumo de un Deshumidificador: ¿Gasto o Inversión?

¿Estás pensando en comprar un deshumidificador pero te preocupa el consumo eléctrico que pueda tener?

Humedad por Condensación: Causas y Soluciones

La humedad por condensación es un problema frecuente en los hogares y se manifiesta con síntomas muy claros: vidrios empañados, formación de gotitas de agua en los cristales, las paredes e incluso los techos de la casa.


Airalia.es nace con la idea de informar y ayudar a aquellos que, en una u otra medida, se ven afectados por las condiciones del aire que les rodea.

Links

Blog

Blog

Acerca de Airalia

Soporte

Contacto

Santander, 39005
Cantabria (España)

info@airalia.es


Airalia 2021 © Todos los derechos reservados

Privacy Preference Center