La condensación de las ventanas es un incidente, cuanto menos molesto, que nos obliga a limpiar los cristales afectados.

Que sea un fenómeno común es un motivo más para intentar minimizar los efectos de la condensación en las ventanas, un proceso causado por el exceso de humedad en el hogar. Reducir este nivel ambiental mantendrá los vanos del domicilio sin mácula alguna y ayudará, además, a conservar la salud de las paredes y muros de la casa, a quienes tanto les afecta las humedades interiores.

Por todo ello, en este artículo vamos a explicarte brevemente las causas de la condensación y cómo eliminarla fácilmente de las ventanas de nuestra vivienda.

El cristal, un condensador natural

La condensación es el proceso físico-químico por el cual un gas es enfriado hasta el punto que se materializa en su forma líquida. Un ejemplo clásico es la lluvia: el vapor de agua contenido en las nubes se condensa, originando las gotas que descienden hasta el suelo.

Salvando las distancias, en los hogares sucede un fenómeno similar. El aire ambiental de las casas contiene, en mayor o menor medida, vapor de agua, consecuencia directa de los ajetreos domésticos. Este vapor de agua, al entrar en contacto con una superficie especialmente fría, se condensa, volviendo tangible y visible la humedad del entorno. Cualquiera que haya salido de la ducha, habrá visto el cristal empañado, fruto de la condensación.

Ciertamente, los cristales y, por ende, las ventanas son los materiales más fríos del domicilio. Debido a ello, es en estos lugares donde se aprecia la condensación en primer lugar. El vapor de agua diluido en la atmósfera doméstica empapa estas superficies cristalinas cuando la temperatura es especialmente baja.

El origen de la humedad excesiva

No obstante, hay que comprender que la condensación solo ocurre cuando existe demasiada humedad en la vivienda y cuando la temperatura de la superficie está muy por debajo de la temperatura del aire. Este acontecimiento se repite especialmente en invierno, cuando las paredes y vidrios están aún más fríos de lo habitual.

La atmósfera hogareña contiene cierto nivel de vapor de agua que llora en las ventanas. El mismo se origina, inevitablemente, en el día a día. Un baño caliente, cocinar en la olla o en la cazuela, poner la vajilla o la lavadora o los procesos fisiológicos de plantas y flores, aumentan la humedad del domicilio. Otros aparatos como los sistemas de calefacción o los humidificadores también acrecientan su presencia. Eventos menos frecuentes como reformas o cambios bruscos de temperatura pueden condicionar también la humedad del hogar.

Asimismo, calidad de las ventanas puede influir notablemente en la condensación. Las estructuras de edificios antiguos suelen tener poros, orificios y otras filtraciones, que permite que el aire corra del interior al exterior, y gracias a ello, se escape la humedad de la casa. Los hogares más nuevos, sin embargo, están compuestos por ventanas mucho más sólidas y aislantes que conservan mejor el calor y la energía. Desgraciadamente, estos sistemas no permiten el reciclado de las corrientes de aire, por lo que la humedad termina por concentrarse en el interior de la vivienda.

Cómo eliminar la humedad por condensación en las ventanas

Explicados el origen y las causas de la condensación, es fácil encontrar modelos para eliminar su efecto. El método básico incide en orear correctamente la vivienda, con corrientes que purifiquen el aire interior con el aire exterior. También es importante disponer de un sistema de ventilación adecuado dentro de la casa. En última instancia, el uso de deshumidificadores y de sistemas de calefacción específicos hará desaparecer, por completo, la humedad del hogar y, en consecuencia, la condensación en las ventanas.

Veamos, a continuación, algunos trucos y consejos para eliminar la condensación en las ventanas:

No cerrar cortinas y persianas

En caso contrario, el aire no podrá circular alrededor de los vidrios y el vapor de agua se concentrará sobre ellos. En los momentos de mayor actividad doméstica es mejor dejar abiertas tanto las cortinas como las persianas.

Mantener la atmósfera tibia

Si hace excesivo calor en el interior de la casa, conviene abrir las ventanas para que baje la temperatura. Si hace demasiado frío, es ineludible encender la calefacción o alguna estufa. La condensación ocurre con mayor frecuencia cuando la temperatura de la vivienda está por debajo de los 17 grados centígrados. Es vital conservar un clima templado en el interior de la casa.

Utilizar extractores

Especialmente en la cocina y en el baño, los sistemas de extracción y ventilación son esenciales si queremos eliminar la condensación en las ventanas. A la hora de cocinar, una campana extractora resulta indispensable para evacuar el humo, los olores, el calor y, por consiguiente, el vapor de agua. En el cuarto de aseo conviene también disponer de algún aparato de similares características.

Airear la casa

Tarea que hay que realizar diariamente, abriendo las ventanas de los extremos del domicilio para que la corriente limpie la atmósfera interior. En la cocina, es conveniente ejecutar esta labor en más de una ocasión, especialmente cuando se utilice la lavadora o el lavavajillas.

Colocar ventiladores

Estos aparatos ayudan a que el aire circule mejor dentro de la vivienda. Se recomienda situar uno en el techo en aquellos hogares que sufran mucha condensación. Asimismo, junto a las ventanas donde más frecuente sea este fenómeno, se puede situar un ventilador eléctrico.

No tapar las chimeneas

Si existen, no tienen que estar constantemente tapadas. El aire debe circular alrededor de ello al igual que en las ventanas.

Deshumidificadores

Estos mecanismos se encargan de absorber la humedad ambiental, eliminando por tanto el vapor de agua contenido en el aire y evitando la condensación. Por el contrario, los humidificadores tienen la función contraria. En el caso de utilizar un humidificador en casa, hay que asegurarse de que el aparato no genera más humedad de la necesaria.

Revisar y cambiar ventanas

Si la humedad es excesiva, puede ser necesario realizar modificaciones estructurales en el domicilio. Por ejemplo, se pueden instalar vidrios de baja emisividad, también conocido como Low E, que reducen considerablemente la pérdida de calor. Las ventanas de tormenta son otra opción bastante económica.

Adelantarse a problemas mayores

La humedad es tan común como evitable. Reducir su impacto extrayendo el vapor de agua eliminará, en un alto porcentaje, la condensación de las ventanas, un fenómeno que no debe pasar desapercibido. Puesto que, cuando la humedad es excesiva, se puede filtrar a través de los cimientos del edificio, pudiendo dañar seriamente sus muros.

Por esta razón, si la humedad y la condensación en las ventanas persisten en tu hogar, te recomendamos ponerte en contacto con un especialista para que estudie el caso en concreto. En algunas ocasiones, se hace necesario sustituir las ventanas existentes por unas nuevas, reemplazar el sistema de calefacción y ventilación o cualquier otra prevención de carácter profesional. Colocar deshumidificadores en diversos puntos de la vivienda también minimizará las consecuencias de la humedad y la condensación.

Esperamos, con todo, haberte ayudado a conocer el origen de la condensación y, sobre todo, saber cómo eliminarla del hogar. Un quehacer muy sencillo, pero que a menudo, pasamos por alto. Naturalmente, si tienes cualquier duda o pregunta, estaremos encantados de contestarte en el apartado de comentarios.

¡Esperamos que con estos consejos sobre cómo eliminar la condensación en las ventanas esta desaparezca y disminuya en tu vivienda!

Christina G. Nogueira

Te puede interesar

Los Mejores Deshumidificadores: Guía de Compra

Antes de comprar lee bien nuestro análisis comparativo con las ventajas, inconvenientes y características de los mejores modelos de deshumidificadores.

¿Cómo Mejorar la Calidad del Aire en Casa? Consejos y Precauciones

La contaminación en espacios interiores es sustancialmente mayor que la concentración de contaminantes en el exterior. Por ello, en el siguiente post te invitamos a que te informes sobre cómo mejorar la calidad del aire en casa para favorecer tu salud y la de los tuyos. ¡No pierdas detalle!

¿Cuánto Tiempo Hay que Poner un Deshumidificador?

La temperatura, la humedad relativa inicial y la humedad relativa del objetivo son algunos de los factores que influyen a la hora de saber cuánto tiempo hay que poner un deshumidificador. Teniendo en cuenta estos aspectos, vamos a ver cómo usar un deshumidificador para obtener los mejores resultados en menos tiempo.

Productos Antihumedad Para la Casa Más Efectivos Que Puedes Tener

¿Tienes problemas con la humedad en tu hogar? Esperamos que la siguiente lista de consejos sobre productos antihumedad para la casa te ayude a tener un ambiente más sano durante más tiempo. ¡No pierdas detalle!

Los Deshumidificadores más Silenciosos

Si estás interesado en comprar un deshumidificador silencioso no te pierdas este artículo. Lo primero que nos debemos de preguntar es cual es el rango de sonido en el que los deshumidificadores del mercado actual operan.

Cuánto Consume un Deshumidificador: ¿Gasto o Inversión?

Descubre cuánto consume un deshumidificador. En Airalia te detallamos todas las respuestas a tus dudas sobre el consumo eléctrico del deshumidificador y cómo afecta a tu factura. ¡Entra!


Airalia.es nace con la idea de informar y ayudar a aquellos que, en una u otra medida, se ven afectados por las condiciones del aire que les rodea.

Links

Blog

Blog

Acerca de Airalia

Quiénes Somos 

Soporte

Contacto

Santander, 39005
Cantabria (España)

info@airalia.es


Airalia 2021 © Todos los derechos reservados

Privacy Preference Center