El Mejor Cubreradiador: Guía de Compra del 2019

Si estáis buscando comprar un cubreradiador no os perdáis nuestra completísima guía.

La calefacción es una innovación que nos ha proporcionado una mayor calidad de vida, sin embargo estéticamente los diseños de los calefactores o radiadores siempre han sido anodinos e incluso feos, por esta razón surgieron los cubreradiadores.

Aunque ya en la antigua Grecia existían construcciones con conductos de aire subterráneos por donde se hacía pasar el aire caliente, realmente la calefacción como la conocemos ahora, comenzó en el S XVII en Suecia y en la Rusia zarista del S XVIII. Aunque primitivos, esos sistemas ya utilizaban agua caliente o vapor a través de tuberías instaladas en las habitaciones para calentarlas.

Sin embargo, no es hasta comienzos del S XX con la revolución industrial y la metalurgia en su apogeo, que se instalan los primeros sistemas de calefacción que hasta la fecha no han variado demasiado. Por un lado la calefacción necesita una caldera que caliente el agua fría o la transforme en vapor a través de carbón, combustible, gas natural o electricidad. El segundo elemento determinante son las tuberías que conducen esa agua hasta el calefactor.

Y el calefactor es el tercer elemento del circuito. Una serie de cuerpos metálicos huecos, por donde pasa el agua caliente y que irradian ese calor hacia afuera, por lo que con el tiempo van transformando el aire frío de un espacio en aire caliente.

El calefactor es un diseño industrial metalúrgico. Es complejo, pues se trata de una pieza de fundición de uno o varios cuerpos. Si es antigua estará hecha en hierro y si es moderna será de aluminio, pero en cualquier caso, en lo que se refiere a estos aparatos, la funcionalidad siempre ha tenido más importancia que la estética.

Por ello se inventaron los cubreradiadores. Un cubreradiador es un mueble que, como su nombre indica, se empotra en el propio radiador y lo cubre, dotándolo de una apariencia mucho más estética y convirtiendo la calefacción en un mueble más de la casa.

cubreradiador blanco maderaSi bien años atrás había que acudir con un carpintero para que tomara medidas y nos hiciera un mueble especial para este cometido- lo que normalmente era caro y engorroso- hoy en día existen muebles listos para armar, y es realmente fácil comprar un cubreradiador a través de Internet e instalarlo tu mismo con instrumentos que cualquiera tiene en una caja de herramientas.

De esta manera tan fácil y sencilla puedes mejorar de forma espectacular la decoración de cualquier habitación o pasillo de tu casa o piso, con la ventaja, además, de que la repisa de un cubreradiador es muy práctica para tener objetos decorativos. Eso sí, necesitas asegurarte de que aguanten el calor, así que si tienes pensado decorar con plantas, sólo podrán ser artificiales.

¿Cuál es el mejor cubreradiador?

¡EL MAS VALORADO!
Intradisa 3090 Cubre radiador, Wengue
MEJOR CALIDAD/PRECIO
Tanburo Cubierta de Radiador Calefactor, Cubre de...
DIGNO DE MENCIÓN
Decopana - (151.5 x 82 x 19cm) Cubierta de...
MODELO
Intradisa 3090
Tanburo
Decopana
LO MEJOR
Imagen moderna, buena calidad, 3 colores, buena terminación, abatible, limpieza fácil, no se calienta, alto, permite bien la salida del calor, tiene en cuenta el zócalo.
Perfecto para calefactores anchos, diseño clásico, anti manchas, buen precio, tiene en cuenta el zócalo.
Bueno para calefacciones anchas, diseño moderno, tiene en cuenta el zócalo.
LO NO TAN BUENO
Sin lacado en blanco, un poco complicado de montar.
Menos alto, solo en color blanco, material más delgado.
Solo en color blanco, difícil de limpiar por dentro.
VEREDICTO
El mejor con diferencia, varios colores a elegir, diseño moderno, permite circular el calor, fácil de limpiar.
Su diseño es bonito y muy efectivo pero la calidad de la madera utilizada es media.
Un buen modelo con una disipación de calor excelente.
PRECIO
82,43 EUR
Precio no disponible
Precio no disponible
¡EL MAS VALORADO!
Intradisa 3090 Cubre radiador, Wengue
MODELO
Intradisa 3090
LO MEJOR
Imagen moderna, buena calidad, 3 colores, buena terminación, abatible, limpieza fácil, no se calienta, alto, permite bien la salida del calor, tiene en cuenta el zócalo.
LO NO TAN BUENO
Sin lacado en blanco, un poco complicado de montar.
VEREDICTO
El mejor con diferencia, varios colores a elegir, diseño moderno, permite circular el calor, fácil de limpiar.
PRECIO
82,43 EUR
COMPRAR
MEJOR CALIDAD/PRECIO
Tanburo Cubierta de Radiador Calefactor, Cubre de...
MODELO
Tanburo
LO MEJOR
Perfecto para calefactores anchos, diseño clásico, anti manchas, buen precio, tiene en cuenta el zócalo.
LO NO TAN BUENO
Menos alto, solo en color blanco, material más delgado.
VEREDICTO
Su diseño es bonito y muy efectivo pero la calidad de la madera utilizada es media.
PRECIO
Precio no disponible
COMPRAR
DIGNO DE MENCIÓN
Decopana - (151.5 x 82 x 19cm) Cubierta de...
MODELO
Decopana
LO MEJOR
Bueno para calefacciones anchas, diseño moderno, tiene en cuenta el zócalo.
LO NO TAN BUENO
Solo en color blanco, difícil de limpiar por dentro.
VEREDICTO
Un buen modelo con una disipación de calor excelente.
PRECIO
Precio no disponible
COMPRAR

¿Cómo elegir el mejor cubreradiador?

Para elegir el mejor cubreradiador es importante observar con detenimiento la habitación o el pasillo donde se va a colocar, además del propio radiador o radiadores, que vayas a cubrir.

Detalles como la superficie de la habitación, su color, la anchura y longitud de la pared… son realmente importantes para definir el cubreradiador que necesitas. Elegir un cubreradiador muy ancho en una pared estrecha, va a ser una mala decisión pues va a destacar mucho y el cubreradiador es un mueble que no debería ser focal en la decoración.

En otras palabras, el cubreradiador no tiene como objetivo ser un punto de atención, sino que debe ser un elemento decorativo más que adicionalmente ejerce la función de cubrir el radiador para que no esté a la vista.

También hay que fijarse en el color de la habitación, pues según sea el color de ésta y de los muebles que hay en ella, así deberá ser el color del cubreradiador.

Por lo tanto la idea es que si puedes elegir entre cubreradiadores de varios colores te inclines por uno que se integre perfectamente bien en la decoración de la habitación.

Otro punto muy importante en el que debes fijarte es la propia calefacción a cubrir, en concreto en sus dimensiones contando los tubos de salida y entrada del agua (sobre todo en calefacciones antiguas, pues son más pronunciados).  Es trascendental medir dos veces para asegurarse de que las medidas son correctas antes de pedir el cubreradiador, pues si no corres el riesgo de que te llegue un producto más pequeño.

Y para colmo de males, como este tipo de cubreradiadores hay que armarlos, puede suceder que lo descubras una vez que hayas terminado el montaje final, lo que te supondría tiempo y dinero perdidos.

¿Para qué sirve un cubreradiador?

Un cubreradiador básicamente sirve para ocultar la calefacción, por lo tanto tienen una función claramente estética. Sin embargo, esta función de no permitir que el radiador de la calefacción está a la vista debe conjugarse con no dificultar que el calor salga de éste.

Aunque la función más obvia y primordial del cubreradiador sea estética, no es realmente la única. Veamos el conjunto de factores que lo convierten en un objeto importante dentro de la disposición de la casa para tener una idea más completa acerca de su utilidad.

Un cubreradiador decora la casa

Los cubreradiadores son unos estupendos elementos de decoración secundarios, ya que al ocultar el radiador consiguen una vista mucho más armoniosa de la habitación o del pasillo donde están instalados. 

Un radiador descubierto, por muy estético que sea el modelo siempre resulta algo tosco y poco refinado. A no ser que de manera específica la casa tenga una ambientación industrial, normalmente desentona y no suele encajar con la decoración de ningún piso o casa.

cubreradiadores estilo

Por otra parte un radiador cubierto logra que la decoración de la habitación no se vea distorsionada por ningún elemento discordante. Es un elemento integrador que además suele tener múltiples usos.

Utilizar un cubreradiador para ocultar la calefacción permite que la habitación gane en estética y normalmente los pasillos se ven  favorecidos con las líneas horizontales que plantean los cubreradiadores con su base. Dado que los pasillos apenas cuentan con decoración, el cubreradiador va a ser un añadido que le puede dar al pasillo más presencia y hacerlo más agradable visualmente.

Por regla general, y con independencia del tipo de decoración que una casa tenga, añadir cubreradiadores suele añadir una agradable sensación de calor de hogar.

El cubreradiador protege a niños y  mascotas

Siempre se piensa en el cubreradiador como un simple aditamento decorativo, pero este aparato también aporta otro beneficios quizás no tan evidentes.

Por ejemplo impide que los niños y las mascotas se acerquen demasiado a una fuente de calor que puede resultarles peligrosa. Poniendo un cubreradiador vas a evitar que los niños (sobre todo los bebés) y también las mascotas se quemen al tocar el radiador.

cubreradiadores gatoCuando los bebés comienzan a gatear y a caminar con un cierto grado de autonomía, hay que vigilarlos con cien ojos, pues en el corto periodo de tiempo que supone un despiste pueden tener un accidente. Sabida es la afición de los pequeños de tocar y chupar todo, fruto de su innata curiosidad por conocer el entorno que los rodea.

En Estados Unidos, donde los radiadores de vapor todavía abundan en la Costa Este, se dan muchos casos al año de niños que se queman al tocarlos por descuido o accidente y aunque muy excepcionalmente también se han dado casos de niños que han muerto por quemaduras producidas por radiadores.

Algo parecido puede suceder con las mascotas, sobre todo con algunas razas de perros, pues los canes gustan de olisquear sin reparar en dónde pueden meter el hocico. Si tienes cachorritos en casa el peligro aumenta, pues su falta de experiencia (como le sucede a los bebés) los va a poner en riesgo de quemarse accidentalmente.

Y no hay que olvidar que incluso los adultos se queman con los radiadores. La mayoría de los accidentes que se producen suelen ser domésticos y el calor y el fuego suelen tener mucho que ver en ellos. Los radiadores que contienen aceite o vapor alcanzan temperaturas más elevadas que los de agua, pero en todos los casos  pueden llegar a quemar tanto a un adulto, como a un niño o una mascota. Por lo tanto, prevenir accidentes con la instalación de un cubreradiador parece una excelente idea.

Distribuye mejor el calor

Al hablar de cubreradiadores una de las primeras ideas en contra de su instalación es que no son efectivos energéticamente pues no permiten la distribución eficiente del calor generado.

Esta idea, no es tan correcta como se piensa, pues si bien es cierto que el propio material del cubreradiador va a absorber parte de ese calor, también depende mucho del material con el que esté hecho e incluso de la propia fisonomía de la habitación.

  • Si la habitación tiene techos altos o bajos es importante. Con los techos muy altos vas a necesitar toda la potencia calorífica, ya que el aire caliente sube y el frío baja, por lo que el calor se queda arriba. Para este tipo de habitaciones, es imprescindible mucha potencia calorífica en el menor tiempo posible para lograr que tantos metros cúbicos de aire se calienten por igual y permanezcan a una temperatura agradable y homogénea. En el caso de los pisos y casas modernos con techos entre los 2.80 a los 3.00 metros esto no es necesario y el cubreradiador va a ir soltando el calor a un ritmo adecuado para que la habitación se caliente gradualmente sin problemas y sin pérdida de energía.
  • El material del cubreradiador es otra variable importante en cuanto a la distribución del calor. Algunos cubreradiadores son de metal o tienen partes de metal  para que la distribución del calor sea pareja mientras otros han sido construidos con material reflectante por la parte de atrás para que de esta manera el calor no sea absorbido por la madera, sino que la distribución sea en horizontal y no en vertical. Con la distribución en horizontal del cubreradiador el aire caliente abarca más metros cuadrados y sube más lentamente. De este modo en la habitación se disfruta un calor más homogéneo .

cubreradiador metalLa casa gana espacios útiles con los cubreradiadores

Al ser un mueble, además de su función decorativa  la parte de arriba te va a servir como base para poner plantas, portarretratos, libros, floreros, jarrones y un sinfín de objetos de decoración.  De esta manera, lo que antes era un espacio feo y sin mayor utilidad pasa a convertirse en un mueble bonito, que complementa la decoración de la casa y sirve como superficie para objetos más pequeños que colaboran a embellecerla.

Con un poco de buen gusto el cubreradiador acaba por ser casi invisible, pues la decoración situada sobre él va a ser el punto focal de atención, de manera que una figura decorativa o un portaretrato con una foto familiar e incluso una planta artificial bonita (o una natural que soporte bien el calor) ayudan a convertir el cubreradiador en un mueble más de la casa y a integrarlo de forma natural en el conjunto del mobiliario.

Basta con echar una ojeada a Instagram para encontrar miles de usos al espacio útil que te ofrece la instalación de un cubreradiador. Desde lámparas de mesa hasta jarrones modernos, pasando por portavelas, libros, sujetalibros y mil artículos con los que tengas una conexión personal van a servirte para darle un toque único y exclusivo a ese espacio, que pasará de ser anodino a interesante.

cubreradiador madera invisible

La casa gana en valor con los cubreradiadores

Normalmente tu vivienda es la  mayor inversión que haces a lo largo de tu vida, por lo que cuidarla y decorarla es importante.

Por un lado está el factor sentimental. Tu casa es el hogar que te protege y cobija tanto a ti como a los tuyos por lo que es normal que quieras mantenerla siempre en buen estado.

Por otra parte la casa es seguramente el activo más importante con el que cuentas, por lo que es lógico que intentes incrementar tanto como sea posible el valor de ese activo de cara a obtener la mayor ganancia en caso de que tengas que venderla. Para ello, sin necesidad de embarcarte en costosas reformas, hay algunas cosas que puedes añadir sin que cueste demasiado dinero y con las que vas a lograr que el valor de la casa se perciba mayor.

La pintura es una de ellas. Es algo que puedes hacer tú mismo, no es demasiado costoso y aumenta de una forma importante el valor de una casa. Los cubreradiadores, por otra parte, van en la misma línea. Son otro detalle importante que aumenta el valor percibido de una casa, especialmente si se ve sin muebles.

Las calefacciones, debido a su diseño industrial, normalmente dan una imagen que no está en sintonía con la casa, incluso los más modernos de aluminio siguen siendo excesivamente llamativos. Y aunque su función primordial es la de mantener tu hogar caliente y no la de ser un bello elemento decorativo, esta “fealdad” puede maquillarse con el uso de cubreradiadores.

Colocar los cubreradiadores suele ser  una tarea sencilla que cualquiera puede hacer. La curva de aprendizaje es mínima por lo que una vez hayas colocado el primero, los demás serán todavía más rápidos de montar.

Si has elegido unos  cubreradiadores de buena calidad  van a durarte muchos años, por lo que suponen una excelente inversión. Su coste y el trabajo de instalarlos lo vas a rentabilizar aumentando el valor de tu casa y haciéndola mucho más estética.

¿Qué características debes tener en cuenta al comprar un Cubreradiador?

Ahora que ya conoces las virtudes de un cubreradiador y has sopesado de forma lógica si lo necesitas o no, es el momento de analizar el producto en si, para poder fijarte en sus características y así dilucidar cuál es el que más te conviene:

Dimensiones

Las dimensiones del cubreradiador vienen en cierto modo delimitadas por las propias medidas de la calefacción. Definitivamente no puedes comprar un cubreradiador más pequeño que la calefacción pues además de no cumplir con el propósito de esconderla, tampoco te será posible montarlo sobre el radiador.

Por esta razón primero hay que medir el radiador, y sobre esas medidas calcular un 10% más para que esté un poco holgado y el calor pueda salir con facilidad, logrando de este modo una buena distribución por toda la habitación.

Las dimensiones habituales de un cubreradiador son  unos 80 a 85 centímetros de alto, un ancho que puede ir desde los 90 a los 180 cms -dependiendo del modelo de radiador así tendrá que ser el cubreradiador-  y por último de fondo suelen medir unos 19 cms. Al revisar las dimensiones hay que asegurarse que en el fondo se ha hecho un rebaje para que el rodapies pueda encajar perfectamente bien en el cubreradiador. Este detalle es muy importante, de otro modo sin el rebaje, el cubreradiador no va a llegar hasta la pared y no quedará bien.

cubreradiadores rodapiesMateriales y calidad de éstos

Normalmente los cubreradiadores se han fabricado en madera, aunque en la actualidad pueden encontrarse de otros materiales como el acero y el aluminio. Incluso se han fabricado cubreradiadores en materiales como telas que aguantan el calor (y evitan quemarse con los radiadores de vapor) o cristales colgantes como los utilizados en una lámpara.

Actualmente el material más utilizado es el MDF un tipo de tablero de madera, que se obtiene al comprimir fibras de madera con resinas en una máquina especial, de ahí su nombre, Medium Density Fiber. Este tipo de aglomerado ofrece solidez y al mismo tiempo una buena flexibilidad para trabajos de carpintería. Además la madera siempre da sensación de calidez en la decoración.

Otro material que se usa con frecuencia son los metales tales como el metal galvanizado, el acero o el aluminio. La razón para utilizar metal en partes de los cubreradiadores es que son materiales que aguantan el calor y lo disipan muy bien, transmitiéndolo de nuevo al aire, al contrario de lo que ocurre con la madera que, si bien absorbe el calor, no lo disipa bien. Por ello en algunos cubreradiadores se utiliza por dentro  material reflectante, para asegurarse de que el flujo de calor no se interrumpe y se mantiene constante.

Facilidad de Limpieza

Algo en lo que muchos compradores no reparan es en el hecho de la necesidad del mantenimiento y limpieza regular de los radiadores y los propios cubreradiadores. Al ser un elemento totalmente cerrado, la limpieza y el mantenimiento del radiador se dificultan mucho y la mejor manera de acceder a él es, o bien levantado la tapa que cubre la parte de arriba, o bien con un mecanismo basculante en la parte frontal del cubreradiador.

El mecanismo basculante es realmente la forma más fácil de poder limpiar el cubreradiador y definitivamente es un plus, que habla muy bien del diseño primigenio del cubreradiador. Con el basculante puedes utilizar un plumero para una limpieza rápida o bien un paño para una más completa.

Seguridad

La seguridad de los cubreradiadores es otro factor a tener en cuenta, pues estamos hablando de que se trata de madera que soporta calor día tras día. Sin embargo, el aglomerado MDF de madera que se utiliza para hacer este tipo de productos es de una excelente calidad y no se quema tan rápidamente como el aglomerado clásico.

De hecho existen paneles de MDF que son a prueba de fuego, por lo que los cubreradiadores hechos a a base de MDF son una buena elección en cuanto a seguridad.

Por otro lado el metal, que también se utiliza en algunos cubreradiadores, es todavía más seguro que el MDF por lo que la combinación de ambos nos habla de un fabricante que diseña sus productos pensando en la calidad y en la seguridad de su uso.

Facilidad en el montaje

Todos los cubreradiadores vienen preparados en piezas para ser armados. Normalmente el montaje es muy sencillo y sólo se necesitan algunas herramientas básicas como el martillo y el destornillador.

Sin embargo, como no todos los modelos son iguales es importante conocer de antemano cómo de fácil o complicado resulta este proceso. Un manual de instrucciones  claro y bien explicado suele ser de gran ayuda para los más novatos en este tipo de tareas.

Durabilidad

El factor durabilidad está muy asociado con el de calidad y, además de las opiniones y calificaciones que los clientes hayan expresado sobre el producto, es la mejor pista que tendrás acerca de ésta. Conviene informarse sobre el grosor de los tableros MDF utilizados, pues a mayor grosor, más durabilidad.

El MDF tolera mal la humedad por lo que si instalas un cubreradiador y la calefacción tiene algún problema de juntas o válvulas y gotea, el problema pronto pasará al MDF y se hará más grave.

El que deje pasar mejor el calor

Lo último, pero no menos importante, es analizar qué cubreradiador permite un mejor flujo de calor. Para ello tienes que observar el diseño del cubreradiador (si es demasiado cerrado esto impactará negativamente en la eficiencia energética de éste) y los materiales utilizados.

cubreradiadores cerradoLo óptimo es mezclar metal y madera MDF para que el flujo de calor sea constante y no haya pérdida de temperatura. En el caso de los cubreradiadores fabricados exclusivamente en MDF es fundamental que la pantalla que oculta a la vista el cubreradiador sea lo suficientemente liviana y posea buena ventilación para lograr un flujo efectivo de calor.

Otro hecho a tener en cuenta para una buena eficiencia calorífica son las medidas interiores del cubreradiador. Es necesario que haya un hueco lo suficientemente grande entre el cubreradiador y el calefactor para que este último genere buenas corrientes de calor y así la habitación en cuestión esté lo suficientemente caliente.

¿Cuántas veces al año se deben limpiar los cubreradiadores?

Es importante limpiar los cubreradiadores por dentro dos veces al año con un trapo y cualquier tipo de limpiador de muebles. De esa manera evitas que el polvo se concentre en los radiadores y por alrededor, generando capas de suciedad que con el tiempo pueden llegar a ser fuente de contaminación que causen alergias, o que se oculten insectos en su interior.

¿Podría servir como pantalla de chimenea?

Aunque el MDF de los cubreradiadores es de excelente calidad no puede ser usado como un cobertor y/o pantalla para chimenea.

¿Puedo poner un cubreradiador si está el radiador empotrado?

Aunque se puede poner un cubreradiador con una calefacción empotrada, es muy importante que éste sea de la menor anchura posible para que no se pierdan metros cuadrados útiles de superficie de la vivienda.

Análisis de los tres mejores cubreradiadores

Los cubreradiadores son una excelente solución para conseguir una vivienda más estética y al mismo tiempo más cómoda. Si te estás planteando la compra de cubreradiadores tal vez no tengas muy claro por cuál decantarte, y para ayudarte en tu decisión hemos realizado una selección en la que hemos escogido tres modelos como los mejores. A continuación te detallamos sus características, analizando los pros y los contras de cada uno de ellos.

Cubreradiador Intradisa 3090 

Intradisa 3090 Cubre radiador, Wengue
82,43 EUR
Amazon.es

El cubreradiador Intradisa fue el ganador en nuestra selección de cubreradiadores, pues ofrece muchas ventajas frente a todos sus competidores. La principal, que te da la posibilidad de elegir entre 3 colores diferentes, algo con lo que no cuentan otras marcas, y esto es importante dado el cubreradiador debe adaptarse a la decoración.

Su diseño es moderno pero sin estridencias, por lo que el cubreradiador Intradisa 3090 puede servir para cualquier tipo de decoración, tanto clásica como contemporánea. De esta manera se integra muy bien con el resto de los elementos decorativos y pasa totalmente desapercibido, que es de lo que se trata.

Sus barras de metal, además de darle una imagen moderna, son un elemento óptimo para permitir la salida del calor, creando un buen flujo de aire caliente que templa la habitación y la hace más acogedora. Otro detalle en este sentido es la encimera sobreelevada que crea un flujo de aire extra donde más se necesita y proyecta el aire caliente de una manera más eficiente que el propio calefactor desnudo.

El tablero MDF es robusto y duradero, y con sus 3 acabados en madera, beige y blanco hechos de melamina es perfecto para encajar en cualquier habitación.

Además el diseño del cubreradiador Intradisa 3090 está pensado para que la parte de atrás libere cualquier tipo de zócalo, por lo que ajusta perfectamente bien con la pared, y al ser el más alto de los 3, sus dimensiones interiores permiten que el calor se disperse homogéneamente.

Uno de sus pocos defectos es que es un poco más complicado de armar por las barras metálicas, pero el esfuerzo merece la pena ya que, como hemos explicado, las barras metálicas son óptimas para conseguir un buen flujo de calor por las propias características del metal.

Su parte superior brinda una anchura más que suficiente para poder colocar todo tipo de objetos decorativos, convirtiendo de esa manera al cubreradiador en una parte del mobiliario de la casa, e integrando fácilmente el radiador en la habitación sin que destaque por encima de otros elementos.

En resumen, el cubreradiador Intradisa 3090 es una excelente compra. No sólo aporta más estética a la casa, sino que su diseño ha sido muy bien pensado y ejecutado para evitar que se pierda calor en su instalación. Una solución asequible para esconder los radiadores, que conjuga bien los aspectos decorativos con los de consumo energético.

Cubreradiador Tanburo

Tanburo Cubierta de Radiador Calefactor, Cubre de...
Precio no disponible
Amazon.es

El cubreradiador Tanburo es el segundo de nuestros favoritos gracias a su anchura y su diseño clásico. Su anchura de 112 centímetros es perfecta para aquellos casos en que los calefactores  a cubrir son muy espaciosos. Cuenta con un diseño en color blanco que encaja muy bien en las casas con diseños o decoraciones clásicas pero no tanto para las decoraciones modernas o contemporáneas.  Su pintura blanca es de buena calidad pero hace resaltar mucho el cubreradiador y además el blanco, como color frío que es, va a limitar las opciones en cuanto a los objetos que se pueden colocar encima de él.

Sus barras de madera ocultan el calefactor sin problemas pero no permiten un buen flujo de aire caliente, por lo que si la calefacción a disimular es individual, será necesario un gasto energético mayor para calentar los mismos metros cúbicos de aire. El diseño de la parte de abajo del cubreradiador Tanburo es bonito y permite limpiar sin problema el suelo, sin embargo, limpiar las barras por dentro y el propio cuerpo del calefactor es bastante más complicado, ya que la propias barras no permiten que la mano pueda llegar tan lejos.

La parte de arriba tiene una pequeña separación, que ayuda a que el aire caliente salga y la habitación se caliente, aunque no es suficiente para que el flujo sea realmente abundante.

El cubreradiador Tanburo está realizado con madera MDF-E1, un material ecológico y duradero que va a aguantar por muchos años. 

La pintura aguanta el calor producido por el radiador, pero hay que tener en cuenta que sólo se puede limpiar con un trapo seco, pues la madera MDF no aguanta la humedad y la absorbe. La propia pintura es anti manchas, lo que es una ventaja cuando se tienen niños pequeños o se coloca en una zona muy transitada de la casa.

Un punto muy importante a favor del cubreradiador Tanburo es su precio, que realmente es muy competitivo, así como la facilidad para montarlo en la pared.

Cubreradiador Decopana

Decopana - (151.5 x 82 x 19cm) Cubierta de...
Precio no disponible
Amazon.es

Respecto al cubreradiador Decopana, detalles como su longitud y su estética nos llamaron la atención. El Decopana es un cubreradiador diseñado para chalets o casas tipo estadounidense, con calefacciones muy anchas y que resaltan en las habitaciones. Su rejilla está perfectamente pensada para ocultar totalmente la calefacción, al mismo tiempo que  la celosía de la rejilla ofrece una vista muy decorativa.

Todo esto se traduce en una reducción de la salida de calor, con lo que la eficiencia energética no es su punto fuerte. El cubreradiador Decopana es mejor para zonas donde no haya demasiados meses de frío, pues de otra forma hará que aumenten los gastos energéticos. La rejilla supone un obstáculo para la limpieza de la calefacción y del propio cubreradiador ya que no es abatible ni se puede quitar y esto a la larga supone que el polvo se va a ir acumulando en esas zonas a las que no es fácil poder llegar.

El diseño es clásico y se adapta a muchos tipos de casas, pero sobre todo a aquellas que cuenten con radiadores modernos y anchos. Nos gustó que tiene un rebaje en la parte de atrás para evitar el zócalo y poder así quedar bien afianzado en la pared. Presenta una abertura por encima de la rejilla y otra por debajo de esta, ambas indispensables para que el calor no se concentre en la madera y que por otro lado ayudan a que la parte de abajo del suelo se pueda limpiar con comodidad.

Como en el caso de los otros modelos, el cubreradiador Decopana está hecho de madera MDF y pintado en color blanco. El uso de este material nos habla de la buena calidad en la fabricación de esta cubierta de radiador, que va a durar mucho tiempo en perfecto estado si la mantienes a salvo de la humedad.

Otro punto a favor del cubreradiador es su fácil montaje, no vas a necesitar a un técnico para que te lo instale. Con la ayuda de una caja de herramientas y un poco de paciencia cualquiera puede instalarlo en un par de horas, pues su proceso de montaje es muy sencillo.

En definitiva el cubreradiador Decopana es ideal para dueños de casas situadas en regiones no muy frías, ofrece un bonito diseño  y puede ocultar radiadores de gran anchura.

Conclusión

Como ya hemos señalado anteriormente, un cubreradiador puede ser realmente una buena inversión y un acierto en decoración pues mejora la apariencia de tu casa o piso al ocultar la calefacción.

A la hora de decidirte por uno es importante analizar la decoración de la habitación en la que se situará el cubreradiador y sobre todo observar su eficiencia energética redistribuyendo el calor que la propia calefacción produce. Si bien este aspecto es importante siempre, resultará fundamental en los casos en los que se viva en la zona norte del país o en zonas montañosas, en las que el frío es más extremo.

Al considerar todos estos aspectos así como el de la limpieza el cubreradiador Intradisa 3090 es el que resulta más equilibrado, pues es más polivalente en cuanto a decoración y es con diferencia el que mejor eficiencia energética presenta, siendo por lo tanto nuestra opción recomendada. 

Escribe tu comentario o consulta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

Aviso Legal

Toda la información sobre productos y beneficios de salud proporcionada en nuestro sitio web representa nuestra opinión y es sólo para su conocimiento. Airalia.es no pretende dar consejos médicos, ni sustituir los consejos o tratamientos de su médico personal. Por favor, consulte recursos adicionales antes de adquirir cualquier producto y consulte con su médico sobre cualquier preocupación de salud que usted tenga.ACEPTAR

Aviso de cookies