El Moho: Guía Práctica

Esporas de moho típicas en el pan

Detalle microscópico de las esporas del moho Aspergillus, conocido como el moho del pan

El aire exterior, y el de cualquier estancia, contiene diminutas esporas en suspensión de un tipo de hongo conocido como moho. Cuando la humedad relativa del aire es elevada, típicamente mayor que un 55%, estas esporas se adhieren a las superficies de los materiales donde se empiezan a desarrollar en colonias de hongos. Este proceso se acelera especialmente si la temperatura ambiente es también elevada.

Las esporas del moho son muy resistentes, incluso en ambientes extremadamente secos, aunque encuentran dificultades para desarrollarse ante la falta de humedad.

¿Qué es el moho realmente? 

Los mohos son microorganismos pertenecientes al reino fungi. Dentro del grupo de los mohos existen diversas especies como el Aspergillus, el Cladosporium o el Penicillium, de este último se extrae el antibiótico de la penicilina. Estos pueden crecer en prácticamente cualquier superficie o material, siempre y cuando el nivel de humedad sea elevado. 

Daños materiales causados por el moho 

Problemas de moho en las ventanas

Manchas de moho por condensación en una ventana

El moho se ‘alimenta’ de la materia orgánica a la que se adhiere, descomponiéndola químicamente. Este se puede adherir a prácticamente todo tipo de materiales como pueden ser madera, paredes, textiles, baldosas, escayolas, comida o papel.

Por ejemplo, todos hemos visto alguna vez esas manchas oscuras, de aspecto verdoso, en los techos o paredes de algunas casas; estamos ante un caso típico de moho. De hecho, uno de los primeros signos de padecer de humedad excesiva, y probablemente de mala ventilación, es la aparición de estas manchas de moho. 

En casos extremos, un nivel elevado de moho puede causar daños estructurales graves en los edificios. Esto a parte del peligro que conlleva, puede ser muy costoso de reparar. El moho también puede invadir los sistemas de ventilación y calefactores, y usarlos como medio de transporte hacia otras habitaciones o partes del edificio. 

Así mismo este puede dañar fácilmente el contenido de nuestra propiedad, como por ejemplo la ropa, los muebles de madera, fotografías u otros papeles importantes, cuadros, aparatos electrónicos y un sinfín de objetos.

El moho y nuestra salud

Alergia al mohoLos mohos son los causantes de cientos de infecciones cada año en España. Su presencia puede causar reacciones de distinto grado en nuestro organismo. Esto depende en gran parte de nuestro estado de salud o de nuestra sensibilidad al moho.

Una de las reacciones mas típicas es la alergia causada por la inhalación de sus esporas. Este tipo de alergia provoca en los afectados síntomas como la irritación de la vías respiratorias o de los ojos.

La alergia al moho se puede agravar considerablemente si las personas afectadas tienen el sistema inmunitario débil, o algún tipo de enfermedad crónica como pueden ser el asma o la bronquitis. Los bebés también pueden verse seriamente afectados por la exposición al moho.

 Otros síntomas conocidos causados por la exposición al moho son:

  • Tos
  • Fiebre
  • Dificultades para respirar
  • Dolor de cabeza
  • Irritación nasal y de las vías respiratorias en general
  • Irritación de la piel, derivando esto en sarpullidos
  • Irritación de los ojos
  • Irritación de la garganta

A parte de las alergias y reacciones de todo tipo, algunos mohos también producen componentes tóxicos (microtoxinas) que pueden tener efectos muy graves sobre las personas y los animales.

No existe una cantidad específica de moho a partir de la cual nuestra salud pueda estar en riesgo. Todo dependerá de como de sensibles seamos frente al moho.

Detectando el moho

Los siguientes factores pueden ser indicadores de la presencia de moho en nuestras estancias:

  • El mas obvio, sin ninguna duda, es el crecimiento visible de moho en las superficies (por ejemplo paredes, techos o ventanas)
  • El olor a humedad; causado en parte por las esporas de moho suspendidas en el aire.
  • La condensación en los suelos o marcos de las ventanas o puertas. En algunos casos esta condensación puede provocar estancamientos de agua.
  • Las manchas de humedad o perdida de color de los techos o las paredes.

Como quitar el moho 

Los problemas de moho no se arreglan por si solos. De hecho, suelen empeorar con el paso del tiempo si no tomamos las medidas adecuadas. Por lo tanto, la opción mas segura siempre será eliminar cualquier fuente de humedad que pueda generar un ambiente propicio para su desarrollo. Esto que suena tan sencillo, no es tarea fácil. 

Estas son las fuentes de humedad mas comunes, que favorecen el desarrollo de moho: 

  • Humedad relativa ambiental elevada (por ejemplo en zonas costeras o con un indice anual de lluvias alto)
  • Mala ventilación en sitios claves como son cocinas, baños o cuartos de lavado y secado de ropa.
  • Condensación de superficies frías como techos, suelos, paredes, tuberías y sobre todo ventanas.
  • Tuberías de agua o sistemas de calefacción defectuosos.
Condensación en las ventanas

Los deshumidificadores son perfectos para resolver problemas de condensación en nuestro hogar

Pero, ¿cómo conseguimos eliminar estas fuentes de humedad?
Con la ayuda de un deshumidificador principalmente. Este dispositivo va a ser sin duda tu mejor aliado en tu lucha contra el moho. Con él podemos controlar la humedad relativa del aire de nuestras estancias, hasta el punto de que el ambiente se vuelve hostil para el crecimiento de los mohos, y beneficioso para nuestra salud (haz click aquí para acceder a nuestra guía sobre como elegir el mejor deshumidificador).

Una vez regulada la humedad, tenemos que quitar o limpiar el moho con cuidado de no dispersar ni respirar las esporas. Como medida de precaución recomendamos, siempre que sea posible, sellar la habitación que se esta limpiando utilizando cinta aislante y cubriendo las superficies no afectadas con plásticos. La limpieza del moho puede liberar esporas que pueden alcanzar otras zonas de nuestra propiedad y desarrollarse en ellas.

Así mismo, para evitar que el moho que estamos limpiando irrite nuestras vías respiratorias u ojos, tenemos que usar unas gafas, una mascarilla y unos guantes de protección que tiraremos posteriormente.

Spray de lejía para el moho

Vierte un poco de vinagre o lejía diluida en una botella de spray y aplícalo directamente contra el moho

Junto con un trapo o cepillo de limpieza, podemos utilizar agua y jabón o productos comerciales como detergentes, desinfectantes o soluciones de cloro. La lejía es bastante efectiva para eliminar el moho de las superficies, pero debemos de usarla con precaución pues es corrosiva y podría dañar las superficies, o irritar nuestras vías respiratorias. Para atenuar el efecto corrosivo de la lejía aconsejamos diluirla con agua y usar esta solución directamente sobre el moho.

El vinagre o los alcoholes como el isopropanol y el etanol son también bastante efectivos a la hora de quitar el moho.

Aconsejamos utilizar trapos desechables y no aclararlos al grifo, sino tirarlos cuando estos estén saturados de moho.

Si estamos limpiando un material poroso o absorbente, debemos de asegurarnos de que no dejamos restos de moho o esporas ‘incrustadas’ en sus poros. En algunos casos es aconsejable deshacerse o remplazar el objeto o las superficies afectadas. El mínimo resto de moho que dejemos se puede volver a reproducir si las condiciones de temperatura y humedad son favorables.

Por lo tanto es muy importante limpiar a fondo las superficies sin dejar ningún resto de moho, especialmente sabiendo que las esporas de moho muertas pueden ser causantes de alergias, al igual que las vivas.

Una vez quitado el moho, tenemos que secar las superficies utilizando un trapo o material absorbente. Contra mas seca quede la superficie, mejor. No recomendamos usar un secador, por ejemplo de pelo, para acelerar el secado de las superficies, dado que este puede generar condensación y aumentar la temperatura de la superficie; un entorno propicio para el desarrollo de moho.

Todos los restos de la limpieza tienen que ser debidamente sellados en bolsas de basura y sacados lo antes posible de nuestra propiedad.

Adicionalmente existen productos como pinturas antimoho o sprays que previenen la aparición de moho en las superficies. Estos productos son fungicidas muy efectivos.

Por ultimo aconsejamos ventilar nuestras estancias diariamente, durante quince minutos y al poder ser durante las primeras horas del día, cuando el aire es mas fresco y esta menos cargado por la contaminación del trafico. Si la ventilación no es efectiva, la incorporación de un extractor de aire es definitivamente una buena solución para ‘renovar’ el aire de cada estancia. Esto es todavía mas relevante en los baños o cocinas, sitios en los que se genera condensación de manera rápida e intensa. Si ya disponemos de extractores de aire pero la ventilación no es efectiva, quizá sea tiempo de renovarlos y cambiarlos por modelos mas eficientes o revisar la instalación entera.

Sumario

Esperamos que esta guía te haya sido de ayuda. Nuestra web dispone también de artículos y análisis de productos relacionados con la humedad y la prevención del moho. No dudes en contactarnos si tienes alguna duda o sugerencia.

Comentarios (15)
  1. Isabel agosto 21, 2015
    • Airalia.es agosto 25, 2015
  2. Vanessa septiembre 16, 2015
    • Airalia.es septiembre 17, 2015
  3. Patxi octubre 1, 2015
    • Airalia.es octubre 3, 2015
  4. Patxi octubre 2, 2015
    • Airalia.es octubre 4, 2015
  5. Ana diciembre 4, 2015
    • Airalia.es diciembre 11, 2015
  6. Ana diciembre 4, 2015
  7. Ana diciembre 4, 2015
    • Airalia.es diciembre 11, 2015
  8. Ramón Aguilar Carrasco septiembre 29, 2016
    • Airalia.es octubre 7, 2016

Escribe tu comentario o consulta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.